lunes, 23 de septiembre de 2013



ES UN MAL Nº P/EL Q´ AMA

                                                                        “Chau número tres”
                                                                     (Mario Benedetti)

se escucha trula de fondo
cuando golpeás la puerta
que la abro y rechina
aunque sea reargentina
y ceberio aconseja que me subas
y luego me bajes
no acepto no no no no
hola cómo andás no te esperaba
y el viento que se divierte con tu pelo
y deja ver de a ratitos
-ahora sí ahora no- la tarde
que amarillea mientras te contornea
del hombro al tobillo como
si se esforzara en atraparte
entera en un envoltorio de oro
tenemos que hablar
me decís cambiando el tono
de las letras como si el ruido
importara más que las palabras
que estás diciendo
yo la cazo al vuelo
y te digo pasá que me quieras
pa´ luego dejarme no acepto
no no no
pasás toda seria sin mirarme
y sin amarme por la puerta
de madera de tumba de agua 
yo te sigo pero vos vas
como si estuvieras sola
y empezás a decir frases
con tus ojos de acero
yo sé que estás diciendo frases
porque si estuvieras hablando
te acordarías que estoy yo
me tendrías en cuenta pero no
parece que tenés algo atado
a la garganta y viniste a vomitarlo
antes que se te salga por la caca
vos y tus gastritis o estés pelando
una cebolla con bronca
y te cortés el dedo
y me decís acodada en la mesa
aunque no sé si son palabras
o guantes de taison
o patadas del flaco schiavi
y me decís que hasta cuándo
que estás cansada que me decida
que crezca y que la mar en coche
y ya va el tercer round
que me tires y quieras usarme
no acepto no no no no
y ahora te echás para atrás
pegás la espalda a la silla
y te cruzás de brazos
y todo el tiempo hablás de él
y me decís que no
pero yo sé que sí
y hablás de él
pero yo sé que sí
te hacés la que no te importo 
pero yo sé que sí
y hablás de él
hasta que explotás de rabia
y lo reconocés sí sí te amo
gritás gritás fuerte pará
los vecinos te van a escuchar y
después no te hacés cargo
pero vos me amás a los gritos
vos me amás con un macrófono
en la lengua y un micrófono
en los hechos vas y vienes
como olas de mar ya no
te lo permito
te pensás que no me di cuenta 
forra
de verdad creés que no sé
que pensás en su nombre
toda la noche y hasta te bañás
para acordarte de él
qué trato ni qué trato
sos mía o sos de él
qué me viste cara de boludo a mí
 los vecinos me van a señalar  para colmo
les gusta poco… sólo uno saldrá vencedor
pa´ quedarse contigo
y vos embravecida sos un huracán
con pelo largo agitás la mano
con el índice alzado y gritás
como si alguien te escuchara
como si vos te escucharas
si supieras lo sexi que te pone
el enojo cómo se te marcan
cómo se te mueven las tetas
abajo de la remera verde cuando
 agitás el brazo pero no
te importa vos querés hacer
ruido vos lo querés a él
y sos un león con hambre
y metés más miedo
que la puta que lo parió
y yo te grito carajo
y vos me zamarreás endiablada
y yo te pego una cachetada y
no ponés más mejillas te parás
y arremetés esta vez sí una
de taison aia dice mi cachete
y me montás y me pegás en
la espalda y te desquitás contra
mi camisa a cuadros qué
te hizo la pobre agarrátela
conmigo hasta que me tirás
al suelo y me estás dando
patadas pero no me convencés
no te voy a compartir tres
son muchos para una sola cama
de golpe te calmás te deshuracanás
te acomodás la remera
y te atás el pelo
igual pienso que sos una pelotuda
y eso no se ata que estás
enferma que vayás al
siquiatra o de paseo a la morgue
que te amo y qué carajo
hago sin vos si querés
te acompaño a la morgue
pero nosotros dos
cómo es eso que no hay dos
sin tres es un mal número 
para el que ama
de qué te reís qué te pasa
me decís que está bien
que tengo razón caminás hacia mí
moviendo lento la cintura
veo que venís con tus rodillas
tus tobillos tus canillas
tus pantorrillas tus muslos
cómo hacés cómo hacés
que se me mueve el piso
yo estoy enojado pero me olvido
de qué querés que me acuerde
si me estás abrazando
si se ven nuestras sombras entre
la pared y el suelo y sabés
una cosa la tuya es más linda
si se ríen las sillas
si baila la mesa
si canta trula en la radio
si veo que tu nombre rebota
por todos lados
si un ejército de flores
 no para de dispararme pétalos
si yo los pateo hasta que te dibujo
una alfombra
si tu perfume que lo abraza todo
si sigue cantando trula
en la radio
tonto tonto tontín mil veces
tonto no entendés que te amo
osito mío para qué te enojás
no ves que me caigo del mundo
si me soltás la mano
ya sé que me enojé perdoná
vos sabés cómo soy me dice
yo busco en mis bolsillos
pero no encuentro bronca
se esfumó y digo dios ayudame
perdoname por favor por ser tan bueno
después te rezo un padre nuestro
o sea un vos nuestro
che mi amor le digo ahora
que la veo tranquila ahora
que la veo sonrisa ahora
que la veo mía ahora
que la veo
che mi amor querés que te jure 
algo que te cante que te algo
sí quiero algo dice
y trula sigue cantando
una vasito de jugo osito
por favor está bien le digo
ahora que te veo tranquila 
ahora que te veo
y la suelto y giro y su perfume
me invade la cintura que
parece que canta que va recitando
alegrías con rimas y todo
y no es que yo camine alegre
la alegría me camina hasta la heladera
me lleva de los pasos yo veo cómo
mi sombra se sale de la suya
y abro el congelador para sacar el hielo
escucho que abrís la cartera seguro
porque el cierre se queja despacito
saco el jugo de naranja y me doy vuelta 
con la risa de oreja a oreja pegada con poxipol
se me cae la jarra crash crash
o te tiene él o te tengo yo
quien esté de más decídelo
piénsalo
se me cae la jarra la risa
y vos me apuntás
qué buena puntería para
darme en la frente
apagás la radio y te vas
creo que te reías cuando
decías bajo el marco de la puerta
que ya elegiste al hijo 
que esperábamos (si el mo)
no a mí

jueves, 12 de septiembre de 2013



CONSECUENCIAS DE MI ESTANCIA EN LA ISLA DE LOS CRONOPIOS

había dos veces un hombre que vivía en un barriecito
lejos del centro apartado donde no había cordón cuneta
y cuando llovía usaba botas de goma para no mojarse
las medias pero sobre todo para saltar charquitos y reírse
en voz alta y en voz gruesa y agarrándose
la panza y enarcando las cejas

esto no siempre era buena idea porque algunos vecinos
muy secos ellos tan no húmedos lo miraban
desde atrás de las ventanas y decidían que el hombre
era un vago que se la pasaba riendo en vez
de trabajar más horas para comprarse un auto y no mojarse
(ni saltar charquitos ni reírse enarcando las cejas)
cuando llueve o a veces cambiaban de opinión
cuando se reunían en restaurantes con muchos vasos
y tenedores para sólo dos manos y decidían
que en realidad estaba loco y se sentían muy
buenos en la parte del fondo de sus cabezas al tenerle
lástima y reflexionaban con toda seriedad
y con la ropa planchada que ya se le iba a pasar
cuando se diera cuenta

pero el hombre no se daba cuenta de nada
y siempre hallaba maneras novedosas de esquivar
charcos de lluvia una vez descubrió que si gritaba
ahijuna y cerraba los ojos en medio del salto
podía llegar ocho centímetros más lejos
fue en uno de esos saltos que no vio venir
(porque tenía los ojos cerrados) el empujón del hijo
del abogado que también era dueño de la farmacia del centro
entonces cayó al barro y se mojó la campera
y las medias también cuando lo vio al hijo del abogado
se sintió amargo porque el hijo del abogado llevaba
como una tristeza de carcajadas no reídas en los ojos
pero el hijo del abogado no sabía eso porque su papá
no tenía tiempo para explicarle la alegría o hacerle
una tarta de poemas para esconderla de los grillos
entonces el hijo del abogado lo retó le dijo
saltar charquitos y cantar ahijuna y reírse agarrándose
la panza es propiedad de los niños a vos tu papá no te regala
juguetes para los reyes magos ni te lleva de viaje para
tu cumpleaños le decía entonces no usés nuestra
infancia como si fuera tuya porque si la usás todos
los días la vas a ir gastando y a todos los demás niños del barrio
nos van a faltar pedacitos de infancia porque vos te los vas robando
sí sí así le decía vos no podés jugar vos tenés que arrugar la cara
y ser triste ocho horas al día y preocuparte de cosas importantes
el hombre comprendió que el hijo del abogado aprendió
 esas palabras de su papá abogado pero comprender
a un niño no es suficiente para hacerlo feliz por eso
el hombre en el piso y mojado lloraba de tristeza
por todas las carcajadas que el hijo del abogado
no supo atrapar en su cuerpo y el hijo del abogado
traía unos amigos más callados y aburridos que él
y entre los cuatro comenzaron a golpear al hombre
y a llamarlo vago y loco y a decir que ya se le iba a pasar
cuando se diera cuenta

pero el hombre no se daba cuenta de nada
y necesitaba ayuda tan mojado tan en el piso
por eso vino corriendo y ladrando el colitas
que es un callejero destartalado y sin dientes
pero con tanto olor que asusta a cualquier gente bien
y entonces el colitas salvó al hombre
y se abrazaron y se lamieron y se olieron

pero el hombre no se daba cuenta de nada
y cuando se levantó y se sacudió el barro
encontró dos monedas y se puso a jugar a las payanas  

viernes, 6 de septiembre de 2013

CARTA  A CRISTIAN  I

un pájaro de fuego ¿se quemaría si volara al sol? digo palabras porque estoy hecho de palabras porque no sé decir cosas que no soy y soy palabras le tengo miedo /lo digo con palabras/los miedos se palabran tanto como cobarde tibio arroyo fe/miedo le tengo a soltar la mente a que la casa de la mente se vuelva mi morada más gigante única palabras son artefactos/ arte/facto/ inventados por el hombre hombre es invento de palabra que ha hecho parir hombres y feses y dioses y más palabras para contradecir a las palabras que hace el hombre y al hombre que hacen las palabras apoyo mi mano en tu boca y te robo tu hombre para decir/ser/lo reirlo putearlo morirlo conmigo sin vos ahora te estoy diciendo que le tengo miedo a volar al sol pero estoy hecho de fuego y nací de sol y si me quema soy un fuego más grande/// miedo tapaneurona la puta que te parió morime si querés morime todo pero no me voy a darte aunque me queme como un vampiro de día porque no quiero huir uh porque no quiero ir ¿me prestás tu boca amigo? es sólo hasta que chorree alba un poquito por la muela y después te la devuelvo te la vuelvo de vos mía sida una vez


                                                                              hombre



nazco así de luz que mata si no resucito no puedo decir que hube muerto y morir es haber brillado sabido que la muerte no existe que sólo la imita alguna gente que camina a la sombra


CARTA A CRISTIAN  II

recién vengo de la casa de alejandro. queda todavía en mi ropa aroma a cigarrillo. para ir hasta su casa pasé frente a la catedral. sonaban las campanas. yo pensaba en ese mecanismo de hierro y cuerdas que hace mucho ruido, y la gente lo comprende todo, y cree que atrás de ese ruido está dios y van solemnes como conciencias explicadas ¿cómo se atreven a pensar en dios con las palabras de otros sin usar sombrero y sin notar que, de un momento a otro, puede volárseles la cabeza y salpicarles el cuello de rojo tristeza, de rojo camaleón, de rojo aborto? la gente camina sin paraguas como si no supiera que ya mismo un meteorito o un presidente va a arrancarle con placer el menique de la mano izquierda ¿te diste cuenta que nos sostiene un concepto, que nos ata al mundo un mecanismo biológico mal explicado?¿y los espíritus que nos rondan?¿qué piensan ellos del precio de las papas?¿por qué los padres de la iglesia tuvieron hijos?¿con qué hembra copularon hasta el orgasmo hilarante? yo me llamo mauro, y alguna flexibilidad en mi muñeca me incita a saludar el árbol de la vereda del vecino. es una costumbre altamente ejemplar. lucharé, daré mi vida porque la incluyan en los planes de estudio y los manuales de formación ética. o sea que te mando un abrazo. y se me hace tarde para mirar el pasto como estrellas verdes. de todos modos, sos mi amigo. y eso que a veces llueve en villa maría.